(18/52) Spoiler Alert: Jury Duty

Abril Castillo
3 min readAug 28, 2023

Entré a Twitter y un amigo había recomendado ver Jury Duty porque era parecido a El ensayo. Mi mamá me contó anoche que estaban grabando a un niño y se dio cuenta y me enoje mucho con ella, le dije que no pueden grabar a nadie sin su permiso. Ahora yo escribo esto sin su permiso y pienso si tengo o no derecho de escribirlo, aún sin dar detalles. Detalles como su nombre. Pero puedo decir que no le iban a mostrar a nadie el video o quien sabe para que su amiga quería grabar al niño. En realidad mi mamá no grabó a nadie y quizá lo que me molestó es que justificara a su amiga y que luego hiciera como que no entendiera la incomodidad del niño.

Las series de El ensayo y Jury Duty juegan con lo mismo, con hacer un falso documental donde hay un giro que la persona que participa no conoce. En El ensayo es un niño que es tan pequeño que no tiene como entender que lo que está viviendo no es real. Y en Jury Duty, todo es actuado excepto para uno del jurado, que lo vive un poco como Truman Show.

Esta noche tuve unos sueños muy complicados y en uno salía Parvana y se me perdía y para que volviera tenía que gritarle el nombre de mi otra gatita, como si ese fuera su verdadero nombre.

Mi mamá me dijo que como me estaba yendo en la escuela y le dije que había entrado hace casi tres semanas y luego dijo: pensé que entrabas mañana. Y le dije: no es necesario mentir; tú sabes que entre hace mucho pero me ha ido bien, gracias. En otro de mis sueños de hoy había una escalera de caracol marchita y apenas podía bajar por ella y me preguntaba cómo iba a bajar mi mamá. En otra parte del sueño le gritaba: siempre dormida, siempre dormida.

Me desperté y no estaba Parvana en mis brazos y no la encontraba hasta que vi que está abajo de la cama, donde hay cartones y papeles y es seguro porque está más calientita ahí. Si Aparicio cupiera seguro estaría ahí también. Por más que hice por que saliera no salió. Me obsesioné y me asusté de que qué tal que está enferma y mi sueño tenía que ver con eso. Porque en mi sueño estábamos en un hospital veterinario. Y pensé en decirle si verdadero nombre pero me di cuenta de que solo responde al suyo. Y cuando trate de sacarla pensó que jugábamos y me mordió. Y luego no quiso salir y se puso en medio de la cama, pero abajo; inalcanzable. Y me vine a la sala y me dieron ganas de llorar, muchas ganas, así que lloré y luego pensé en escribir algo, lo que sea, y salió esto.

Hace una semana terminó el taller con Idalia y al final hizo un cierre donde se preguntaba para qué escribimos. Dijo que para dejar pistas para los que vienen, que de ese modo hacemos historia en el presente.

--

--

Abril Castillo

miope e hipermétrope al mismo tiempo pero en ojos distintos