(31/52) Second life

Abril Castillo
2 min readSep 9, 2020

Por las noches antes de dormir, Santiago y yo vemos un par de horas de tele y jugamos cada quien jueguitos en el celular. Él juega a veces uno de estrategia de guerra y casi siempre Two Dots. Yo últimamente juego uno de puzzles de palabras y siempre Kitchen Scramble.

Es el momento de relajación del día, luego de una jornada pesada de trabajo. Incluso si a mediodía me siento estresada, lo abro y juego un par de rondas. Cada juego exige 7 provisiones y se puede jugar hasta 10 veces por ocasión en lo que la bolsa de provisiones se vuelve a llenar.

¿De qué se trata tu juego?, me preguntó una vez Santiago.

Es un juego de administración de tiempo. Hay que servir a todos los comensales los platillos que vas aprendiendo, y que cambian en cada mundo (de cafetería a tienda de tacos a italiana, postres, japones, nórdica, española hasta comida espacial hay mundos). Actualmente voy en el mundo mil y pico. Llevo años jugándolo. Me concentro tanto en aprenderme las recetas, en medir los pasos para servir a todos y servirlos bien (si no los sirves pronto el comensal va bajando sus corazones y se termina yendo), que me olvido de todo lo demás. Eso me relaja.

Es como tu trabajo diario, es como volverlo a hacer de noche, ¿por que te relaja?, me respondió riendo Santiago.

A veces sueño con cocinar como forma de vida. Luego recuerdo lo que una vez me dijo Diana Felix, artista de tatuaje: que antes el tatuaje era su hobbie y el diseño su oficio; en cuanto empezó a vivir del tatuaje tuvo que encontrar un nuevo hobbie. Todos necesitamos un hobbie en nuestras vidas que no sea lo mismo que nuestro trabajo, donde haya espacio para el juego y la aventura, como diría Ale Moffat.

Hay un episodio de The Office, donde Dwight esta súper deprimido y juega todo el día Second Life. Jim lo observa y nos cuenta que en ese juego que es un simulador virtual de otra vida vivida mediante la computadora, donde podría ser cualquier cosa, en su segunda vida Dwight es también un vendedor de papel con un físico exactamente igual.

Aunque ambas vidas parezcan la misma, hay una diferencia importante, nos dice Dwight, y es que en su vida virtual puede volar.

--

--

Abril Castillo

miope e hipermétrope al mismo tiempo pero en ojos distintos