(35/52) Estando aquí no estoy

Abril Castillo
2 min readOct 18, 2021

Hoy debería estar o más bien estaría, según mis planes, en Barcelona. Hoy a las 5pm (horario España) empieza un master en creación literaria al que me inscribí desde enero, pasando por distintos trámites y enviando documentos, apostillando algunos, equivocándome en otros, solicitando un par de becas que no me dieron y yendo a vacunarme a Estados Unidos para tener una de las que allá sí aceptan. Como dijera Sendak, cruzando el día y la noche y llegando al final a mi recamara de la que salí imaginando todo eso. Y la cena aún estaba caliente.

Mi mamá ayer cumplió un mes de que la operaron. Salió unos diez días y la volvieron a internar por una infección en la herida de la ingle, donde la intervinieron de emergencia de la arteria porque se estaba desangrando. Un bypass, doce grapas después y dos visitas al médico, la hicieron volver. Ahora lleva unos dieciocho o diecinueve días. Y aunque yo me iba el diez de octubre, preferí quedarme. No fue una decisión fácil.

Ahora bromeó con Emilia, una buena amiga que hice este mes porque a su mamá la operaron también en Cardiología el mismo día que a la mía y hay días que siento que nadie me entiende como ella, ahora bromeo con Emilia que para todo lo que puedo y no puedo hacer, para lo bueno y lo malo y lo equis, le digo a la gente: “Es que mi mamá está en el hospital”. Hacerme una playera con eso, una gorra: “Le cambiaron la válvula aortica”, un lápiz: “Lleva casi un mes internada”, un cuaderno: “La visito cada tres días”.

Como mi mamá está en el hospital y para no cancelar el master que ya había pagado, me dieron permiso de iniciarlo en remoto. Estaba tan bajoneada las últimas semanas que ni sabía bien cómo iba a querer estudiar ahorita algo. Pero cuando empezaron a llegar las primeras lecturas y horarios, me emocioné como me emocionaba en agosto antes de entrar a la primaria, secundaria, prepa.

Hace dos noches casi no dormí. De ayer a hoy dormí más de ocho horas. Me levanté fresca y feliz y abracé a Parvana. Pensé que si estuviera ya en Barcelona no podría hacer eso. A veces no se puede tener todo en la vida. Y otras puedes tener dos cosas que, de haberse seguido los planes al dedillo, estarían en tiempos y espacios diferentes. Hoy estaré en España por zoom, tal como en mi trabajo los últimos dos años, mientras en Mexico una gatita se me sienta en el regazo. Y al terminar las clases iré al ultra sur a pasar lo que resta del día con mi mamá en el hospital.

--

--

Abril Castillo

miope e hipermétrope al mismo tiempo pero en ojos distintos