(38/52) Lo último que me robé, antes de que empezara la pandemia

Abril Castillo
2 min readOct 10, 2020

Lo último que he robado fue una revista para una amiga porque la entrevistaron para la revista de abordo del avión.

No sé si eso sea realmente robar o una babosada.

Algo que dan de cortesía.

Además me imagino que ya la tiene.

Cuando sentí la certeza de que ya la tenía decidí dejarla.

Pero luego me di cuenta de que era más por el miedo a robar que por saber que ya la iba a tener.

Me imagino que se la pidió a varias personas.

No soy especial.

No tengo una misión especial.

Pero luego me cagó tener miedo a algo tan absurdo.

Absurdo el miedo en general.

Y la tomé y la puse con naturalidad en mi bolsa junto con los libros que había sacado y que tenía a mi lado.

Como mi tío Pepe con quien nos robábamos los cojines de los aviones con naturalidad.

¿Eso también era un robo?

Sí llegué a robarme otras cosas.

Unas galletas en la tiendita de afuera de la secundaria, un día de paseo que yo no llevaba ni lunch ni dinero y ya se iba el camión y la señora no se daba abasto y no me vio. Varios de los otros niños también robaron. Y Pablo me acusó solo a mí.

Una vez unas nueces de la India afuera de metro Chilpancingo, pero nos cacharon. Íbamos a casa de Val y Aurelia los tomó y el señor viejito le pidió que los devolviera y nos los íbamos a comer mientras veíamos la tele en la tarde. Y Val dijo: Si quieren esas nueces no se las roben yo se las compro. Pero ya ni modo de regresar con ese señor.

Y una vez me robé ropa de Suburbia. Una playera azul con un dibujo de una chava con el pelo corto. Igual que como lo traía yo en esa época. Todavía la tengo guardada en mi baúl de recuerdos. La usé hasta que un día ya no me quedó.

(Texto recuperado de los borradores, originalmente redactado en marzo de 2020)

--

--

Abril Castillo

miope e hipermétrope al mismo tiempo pero en ojos distintos