(43/52) Sin valor comercial

Mandamos unos libros a Barcelona y llegaron inundados. Faltaba uno que venía firmado por César y dedicado a Lucía, la librera de Lata Peinada.

Quién abrió la caja y extrajo el libro firmado.

Quién dejó la caja a la intemperie y bajo la lluvia.

El tiempo es dinero.

El tiempo es vida.

La vida es dinero.

El dinero es vida.

La vida es tiempo.

Eres amiga de la casa, me dijeron. Y asumimos el golpe fifty fifty.

Mandaremos otros veinte libros, veintiúno.

Otro firmado para Lucía.

No manden por Fedex.

Mejor pagar sobrepeso en una maleta.

El tiempo es tiempo. Y la vida, vida.

--

--

Abril Castillo

miope e hipermétrope al mismo tiempo pero en ojos distintos