(46/52) Spoiler Alert: Malcolm in the Middle

Abril Castillo
3 min readDec 29, 2023

Nunca he visto completa la serie de Malcolm. Ayer mientras cocinaba a fuego lento, me puse a verla. Cada que la intento ver completa empiezo desde el mero principio: piloto o episodio uno. Y todo es porque quiero llegar al final sin saltarme partes, un final que una vez Yosh me contó. A mí no me importan los spoilers.

De niña sí me importaban y era una manera en que mi ermano y yo nos molestábamos: espoilereandonos películas; como una donde salía el mismo actor de Mentiroso, mentiroso que hacía muy mal el chiste de Jim Carrey de “the claw”. Así le espoileree a Tomas quien era el asesino en esta otra cuyo título no recuerdo. Él me contó el final de Scream dos. La vida siempre nos ha dado tiempo de ponernos a mano.

Idalia me dijo que leer todos los médiums pendientes se sintió como leer una carta. Yo pensaba que ella ya no leía esto pero desde entonces pienso como sí puede tener un todo de carta. Cosas que nos pasan y nos enteramos por estas cartas, mensajes del pasado.

Hoy desayuné con Elo, la última vez que la vi fui hace como dos años, recién volví de Barcelona. Su papá estaba enfermo, hoy me dijo que ya se curó. La pandemia todavía se sentía más acá en México, hoy ya no. En el Buendia cambiaron el huevo en brioche sin avisar. Antes era un hojaldre con un huevo con la yema suavecita adentro; siempre me pregunté como lo hacían. Hoy me sirvieron un huevo estrellado todo aguado sobre un pan poco tostado y un tocino a medio hacer; bastante asqueroso. Pregunté que qué era eso y me dijeron que ahora ese platillo era así. Me pedí un chocolatín que no sabe fallar y la verdad ni me enoje. Estaba muy contenta de pasar el día con Elo. Hace dos años me contó que se había metido a estudiar Historia en la UNAM, que me recomendaba mucho estudiar otra carrera. Platicamos de nuestras nuevas carreras y de lo que se siente ser las señoras del salón. Le conté que quiero pasar mi vida estudiando si es posible y nos dijimos que quizá podríamos estudiar la maestría en Historia juntas cuando terminemos. Éramos buenas socias cuando fuimos socias, todo funcionaba como reloj. Nos separamos cuando Amanda se salió porque en ese entonces sentí que no éramos compatibles: ella necesitaba un estudio para imprimir serigrafía y yo quería escribir y dar talleres.

Le conté como ya estaba harta de la computadora y que ahora quisiera vender galletas. Me dijo que ella tenía recetas muy buenas y le dije de broma, así como llevo diciéndole al ticher desde hace meses: En Tantrum estamos contratando. A lo cual no entendió nada obviamente. Así que le conté de Tantrum y le pregunté si no quería asociarse conmigo.

En el último episodio de Malcolm, el protagonista está a punto de irse a Harvard o alguna universidad de esas. No recuerdo como, pero su mamá lo impide. Malcolm se frustra y le dice que por qué jamás lo apoya, que si no fuera por ella él podría hacer grandes cosas. Louis le dice que sabe que él hará grandes cosas, que probablemente termine siendo presidente si se lo propone. Pero primero tienes que vivir otras cosas y no olvidar de donde vienes ni lo que cuesta algo; si entras tan fácil a esa universidad te perderás de otros aprendizajes importantes. Si no, qué tipo de presidente será.

Elo me preguntó dónde me veo en unos años, cuál es mi sueño o meta de estudiar esta carrera. Le dije que no lo sé, que me gusta el momento de estar estudiando. Luego de pensarlo un poco recordé mi ensayo final de Desarrollo Humano, una clase de psicología donde todo el tiempo nos preguntaban eso y a mi me costaba responder. Pero al final me atreví y dije: quiero tener un local donde venda pan y comida y pueda dar talleres y venda libros también; o quizá sea una pequeña biblioteca de barrio.

El próximo viernes me juntaré por primera vez con Elo a cocinar galletas. ¿Qué tipo de panadera quiero ser?

--

--

Abril Castillo

miope e hipermétrope al mismo tiempo pero en ojos distintos